Apatía

La apatía suele ser una pesada constante. No importa cuánto te muevas, cuánta veces hagas un cambio o a dónde vayas, la apatía aparece con sus largas piernas. Si ves caminar a la gente a sus tediosos trabajos, a realizar sus estudios, con su pareja o con su familia; la apatía será su único acompañante real.
Apatía es el cansancio de intentar mantener una conversación normal, es ir a clase a que te expliquen algo que ya sabes, es mantener cualquier interacción social da igual que sean amigos, familia o simplemente desconocidos, es el concepto de ”salir a beber es más divertido que quedarse en casa tranquilo”, es vivir en un lugar donde no hacer nada está mejor visto que hacer algo, es la desmotivación de levantarse cada mañana, de hacer algo, es la falta de importancia que le das a cualquier evento de la vida, es la forma que tiene tu cerebro ante la represión y rechazo encasillada socialmente de cualquier instinto. La indiferencia.

Pero cuidado: cuanto más sabes, más ves, más grande se hace la apatía. Si bien la ignorancia hace la felicidad y la mayoría de las ovejas de este mundo viven felices y conformes, obedeciendo lo que otros les dicen, no ven que si se salen del establo un lobo las espera. A veces la apatía hace al sabio, que al no encontrar motivación en nada ni en nadie se refugia en cosas útiles, le protege de la labia de los que llevan a las ovejas y evita que se conviertan en una. También hace su propia selección natural, cuando el resto de las tristes o ignorantes ovejas caen por cosas banales y sin importancia, el sabio infravalora esos temas, lo que le permite convertirse en un ser funcional que piensa.
La apatía de la oveja a la que no le gusta su vida pero se resigna, no es la misma apatía que la del sabio que piensa por sí mismo.

Si bien la apatía a veces salva de la ignorancia y hace su selección, también mata lentamente, y en esta ocasión no hace distinciones: pesa igual para todos, y a veces te arrastra al abismo más profundo, hay quien sale y hay quien deja que le arrastre una y otra vez. Este ser te impide disfrutar de cosas con las que un ser normal disfrutaría. Hay quien encuentra otras cosas de las que disfrutar, cosas que el resto de seres ni perciben.

La apatía es un ente salvaje que puede convertirte en una mutación, los que saben usarla a su favor, evolucionan. Los que dejan que les arrastre, mueren.

Deja un comentario