Beta de Payday 2. La chapuza.

Soy una fiel jugadora de Payday: The Heist, un shooter con modo cooperativo online que, básicamente, trata de robos a bancos, joyerías, traficantes, etc. A partir de esta premisa que no suena nada mal, se ha construido un juego hecho con mucho cuidado, muchas referencias a películas (Heat, The Dark Knight, etc.), detalles divertidos, y sobre todo, una banda sonora intachable. Puede que la única queja que se pueda tener es que hay muy pocos mapas para subir muchos niveles.

Sabiendo esto, esperaba ansiosa la segunda parte de este juego. A pesar de que apenas tiene un año, y un dlc a cuestas, se anunció con bastante premura. Las prisas no son buenas, pero aun así tenía una pinta bastante apetecible en los videos promocionales, al fin y al cabo son para eso. Para que la espera no se hiciese tan larga, en Overkill decidieron hacer una webserie que salía periódicamente. Podéis verlas aquí, pero honestamente no son nada del otro mundo.

Hace unos días se anunció que los que habían comprado el primer juego, tenían acceso a la beta del segundo gratuitamente. Así que tras una descarga de 12 Gb, me puse manos a la obra.

Ya de primera, la intro no es cosa fina; han metido imágenes de la webserie con una música hecha con poco talento que no le interesa a nadie. Los menús podrían estar sacados de cualquier Call Of Duty, con un diseño bastante estandarizado y tampoco se han quebrado en exceso con la experiencia de usuario. Pero vamos a lo que importa: el juego.

Lo primero que haces al comenzar a jugar, es pasar un tutorial dentro de la casa franca, un elemento nuevo que han introducido donde, teóricamente, puedes guardar el dinero o armas y todas esas cosas que se hacen en un piso franco. La única utilidad inmediata que tiene es decorarla, ya que el resto de los cambios (puntos de habilidad, desbloqueo de armas, etc.) se pueden hacer desde el menú. Una vez te haya explicado el Bain postizo (la voz en off que te guía) todos los detalles, recibes dinero para comenzar y no queda más que realizar un primer asalto para examinar cómo van las cosas.

Nosotros elegimos el atraco a la joyería en nivel normal para empezar. La visión ahora es bastante más realista, es un punto fuerte a destacar, las armas están bastante bien balanceadas y los golpes tienen que ser más rápidos. En el caso de la joyería es un mapa que no creo que llegara a los 5 minutos de partida (llenar 3 bolsas de joyas, subirlas a la furgoneta y en marcha), y a nivel personal, me supo a bastante poco. El resto de los mapas son más largos a la par que complicados.

Payday 2 es un juego sensiblemente más complicado que su predecesor a la hora de pasar los mapas, ya que en parte hay más entradas a vigilar por donde entra la policía y más obstáculos hasta llegar al objetivo final (cámaras, cajas fuertes, etc.). Se ha hecho a un nivel más realista en cuando a requerir más cuidado o elaborar más el plan a la hora de realizar el asalto, si lo haces todo a la fuerza bruta, probablemente no acabes el mapa.

En cuanto a los detalles que eran lo que hacían grande a este juego, como bien he mencionado antes, es un completo desastre. La voz del Bane de ahora se ha parcheado con la del primer juego, que no tienen nada que ver; las frases originales de tu personaje, el cual cada uno tenía su propia personalidad han desaparecido, las animaciones son destacablemente malas y la música es más una bobada genérica con la que han hecho relleno. La música es lo que hace grande a un juego, en Overkill, la empresa creadora de Payday, lo sabían en la primera parte y el artista detrás de ella, Simon Viklund, también. Parece ser que con tantas prisas y algún inversor externo exigiendo resultados rápidos, algo tan importante ha caído en el olvido.

Se hubieran ahorrado trabajo y recursos, hubieran complacido a la mayoría de los jugadores de Payday  y les habría quedado otra pequeña joya si se hubieran orientado a hacer un DLC, con bastantes más mapas, armas e incluyendo la pijadita del piso franco. Pero a alguien, y sabiendo cómo es la industria, seguramente no hayan sido ellos, si no más bien un encorbatado antojadizo, se ha empeñado en sacar una segunda parte para ganar más dinero.

Cabe comentar que el juego todavía está en beta y muchos de los fallos mencionados, se mejoren de aquí al lanzamiento oficial. Pero creedme que el juego no vale el dinero que vayan a pedir por él, lamentándolo por Overkill, que habían empezado con muy buen pie.

Antes de comprarlo, la recomendación personal que os doy es que juguéis a la beta y si el ansia os lo permite, que esperéis a que salga más barato.