Nada

Por primera vez en algún tiempo, no tengo nada que poner el blog. No es que sea la primera vez que no tengo nada que decir, de hecho hace mucho tiempo que no tengo nada que decir (a parte de datos y conjeturas). Es más o menos interesante sentarse a ver cómo arde el mundo mientras todos corren en círculos. Matt Murdock solía preguntarse ”¿Puede un sólo hombre cambiar algo?” Si enciendes tus puros con billetes de 100 está claro que sí; sino siento arruinarte el idealismo, eres insignificante. Y sin embargo, a medida que ves más y más cosas, tienes menos que decir porque sabes que nadie va a escuchar lo que tienes que decir.

Honestamente no sé cuando dejé de tener algo que decir, pero sí sé cuándo las líneas comenzaron a desdibujarse; un año. No fue culpa de algún que otro problema familiar, aquello no tenía importancia; dejé de dormir y algo se quebró con aquello, empezó a desdibujarse todo. Ser insomne es como ser alcohólico o drogadicto, por mucho que te desintoxiques nunca dejas de ser lo que eres y es fácil recaer.
¿Conocéis la duda metódica? Eso soy yo, una duda sobre todo con apéndices. La desconfianza personificada, que sin ninguna duda tiene razón de ser y no creo que cambie nunca. Eso me va a dar problemas.

Puedo ser tantas personas que ya ni recuerdo quién fui alguna vez, otra línea que se desdibuja. Me convertí en un fantasma: como aparece, desaparece. Ligera como el viento, sin dejar rastro. En parte es cómodo y me gusta, sin ningún tipo de relación social fija, botar, ser una persona diferente cada vez ¿El problema? Te quedas sin un ancla, nada a lo que sujetarte cuando todo se va al garete, parece fácil (el 99% de las veces lo es) pero no lo es del todo, siempre en soledad (en determinados momentos una necesita ser escuchada) y resulta aburrido.
Pienso que cada persona tiene algo diferente, pero no vamos a engañarnos, esencialmente son todos iguales: demasiado simples, nada con lo que divertirse. Nada me presenta un desafío digno de prestarle atención, eso es algo que echo de menos con frecuencia. Sé que no soy completamente única en mi especie y durante mi camino lo he atestiguado, pero sí la única que con el tiempo va perdiendo su humanidad, o como queráis llamarlo.
De dos sujetos que me presentaban un desafío o que en algún momento fueron mi ancla, uno de ellos he podido ver recientemente cómo al cambiar y adaptarse a su entorno ha perdido todo lo que tenía de especial (renunciar a ver más allá por la aceptación social, menuda elección) supongo que tener un alto sentido de la moral y el valor humano tiene su destino. El otro fue más una creación mía que algo especial -no preguntéis cómo lo hice-, al cabo de un tiempo, digamos que bastante, era como hablar conmigo misma ya que ante cualquier cosa ya sabía la reacción y la respuesta, y lo único que disfrutaba (realmente disfrutaba muchísimo) eran las discursiones.
Es posible, que vaya a donde vaya no encuentre nada igual, no me gustaría vivir así, rodeada de gente tan insulsa.

Se acabaron los descansos y la paz, estoy preparada para pelear lo que sea.
Puede que algún día me levante siendo una persona que me guste o que encuentre un ancla sólida, hasta entonces seguiré siendo un fantasma.

• Back In Black – AC/DC

Deja un comentario