Total Recall no tiene nada que ver con Total Recall

En Hollywood faltan ideas… o guionistas originales, por lo que el año pasado decidieron tirar de remakes. Si bien, se pusieron a deshonrar todos los clásicos sagrados de Arnold Schwarzenegger que pudieron, empezando por (aunque aceptable) Conan, decidieron continuar por Desafío Total.

Para los que crecimos con estas películas de Arnie, era un hecho inaceptable y pusimos en su momento el grito en el cielo. Más indignación fue ver que el protagonista, el que pretendía competir con las expresivas caras de nuestro mastodonte austriaco era Collin Farrell, un actor que no tiene un palmarés nada significativo. Cabe comentar, que el resto del reparto equilibraba la balanza (ver a Biel y a Backinsale dándose de hostias puede molar) y Bryan Cranston lo merece.

Por mero aburrimiento y curiosidad, decidí visionar el film, que para mi asombro tiene poco o nada que ver con la película original y que dista bastante del relato de Philip K. Dick en el que están basadas ambas películas (‘We Can Remember It For You Wholesale‘). Para no hacer ningún spoiler comentaré que la única semejanza total que hay es la tía de las tres tetas.

Algo que sí me ha resultado muy familiar ha sido la estética de fusión futurista con la tradicional asiática de la ciudad que a muchos les sonará de… (venga, que lo adivináis) exacto: Clavado, fusilado, violado de Blade Runner. No es excusa que estén basadas en novelas del mismo director.

A pesar de la poca similitud entre ambas, sí comparten algo: Son entretenidas, del nivel de vérsela un viernes por la noche. En resumidas cuentas no me ha parecido una mala película: Los efectos especiales son más que decentes, la trama a pesar de algún agujero, es sólida, no tiene tanto tufillo a cutre como en una película de los 90 al azar; y el reparto, Collin Farrell incluido (no me volveréis a ver decir esto) dan la talla, se nota que la caña que le dieron de entrenamiento para SWAT le ha servido de algo. Para pasar el rato es una película recomendable.

Dato a valorar: El “Considéralo el divorcio” sigue sin mancillar.

Deja un comentario