El final de House

Acabo de terminar la octava y última temporada de House, donde se le daba una conclusión al personaje. A primera instancia, no me ha dejado demasiado impresionada. El final mejora el ritmo que empezó a decaer hacia la mitad de temporada, donde los capítulos se vuelven casi iguales (ahem), cosa que suele ocurrir habitualmente en esta serie pero con un ritmo más bajo aún.

¡ATENCIÓN: Spoilers varios!

Comencemos por el principio: House sale de la cárcel, por motivos que ya atisbamos en el final de la séptima temporada cuando Cuddy se marcha, la lía parda. Durante los siguientes capítulos ocurre lo previsible: sale con la condicional, recupera el servicio, reensambla un equipo con nuevas incorporaciones y recupera a Wilson. Detalle peliagudo: Ahora Foreman es el director de hospital.

Esta temporada ha llevado una línea bastante previsible disfrazada de cliffhanger (giro inesperado de guión), aunque en algunos capítulos sigue dejando buen sabor de boca. Hacia la mitad de la temporada se intenta remontar un poco el ritmo, sucede el apuñalamiento de Chase, con una comisión de investigación y todo muy descafeinado.

Hago una breve seña al hecho de que para un procedimental, ocho temporadas que mantener son muchas, los guionistas han ido haciendo un buen trabajo para mantener la serie como una de las mejores que permanecían en antena actualmente. Es fácil que nos deje un poco vacíos el final de House, sobre todo, teniendo en cuenta que su pico fueron la 3ª y 4ª temporadas. Conociendo esto, los guionistas intentaron desarrollar una trama similar.

Hubiera sido un final más dulce si hubiera tomado el rumbo del capítulo 16: Wilson descubre que tiene un hijo, House descubre que puede tener una vida con Dominika, etc. Sin embargo, se ha optado por algo más dramático: Wilson sufre un cáncer incurable (oh, la ironía) y House muere pero no muere. Nadie lo esperaba, nadie se sorprende. Se han tirado mucho de los giros de guión pero siempre, de una manera un tanto predecible. Cada persona a la que le he comentado que había visto el final, me preguntaba lo mismo: “¿Al final muere?”, por lo autodestructivo que todos conocemos del personaje.

“Everybody Dies” (8×22), probablemente no sorprenda a nadie. Se ha intentado utilizar la misma premisa que se utilizó en uno de los mejores capítulos de toda la serie: La Cabeza de House (House’s Head, 4×15) y El Corazón de Wilson (Wilson’s Heart, 4×16), en el que House indaga en su propio cerebro, personificando su conciencia condimentado de casos sin mucho interés. No se logró conseguir el mismo efecto, puede que por estar demasiado utilizado. Sin embargo, la historia de la amistad de House y Wilson pueda que sea una de las mejores desarrolladas, profundas y completas de la historia de las series de la televisión y le da un final digno. Pena que al resto de la serie no.

Deja un comentario