Wegener y su incansable lucha

 Este señor que veis ahí tan fabuloso es Alfred Wegener, el -sin lugar a dudas- padre de la Deriva Continental y de la Tectónica de Placas. Este geofísico y meteorólogo alemán postuló a principios del siglo XX la Teoría de la Deriva Continental al observar que los bordes de los continentes encajaban entre sí como un puzzle.
Su teoría es bastante popular: inicialmente los continentes eran uno sólo llamado ‘Pangea’ y con el paso del tiempo se fueron separando hasta formar la distribución geográfica actual. Los geólogos postulan que dado el desplazamiento, es muy probable que la tendencia sea a volver a formar una hipotética ‘Pangea II’. Pero nosotros no estaremos allí para verlo, evidentemente.

Como en muchas ocasiones ocurre en el mundo de la ciencia, a los compañeros de Wegener no les convencía la hipótesis ya que al ser la Tierra una corteza sólida, no había razón ni mecanismo por la que se produjese ningún desplazamiento y fue inmediatamente descartada. En la tesis se había postulado que el movimiento de las placas se movía al desplazarse las placas oceánicas bajo las continentales ”como una alfombra”, al ser de diferentes densidades.
La Primera Guerra mundial no ayudó nada al geofísico ya que los estudios sobre el fondo oceánico no tenían mucha utilidad para la guerra, como comprenderéis.

La hipótesis de la Deriva Continental tenía sus adeptos, pero a nivel general no era aceptada. En 1926 el rechazo a la hipótesis llego a su punto más álgido cuando Wegener dio un simposio sobre el tema donde se reunieron los mayores geólogos de todo el mundo en aquella época. La teoría fue ridiculizada y pisoteada por los expertos.

Alfred Wegener murió trágicamente en 1930 en una expedición a Groenlandia cuando intentaba demostrar que Europa y América se separaban 20 metros al año (el hombre iba un poco desencaminado con las distancias). Nunca llegó a ver su hipótesis aceptada.
Durante los siguientes años se añadieron pruebas sobre Pangea a las que inicialmente había demostrado Wegener: fósiles de animales comunes y vegetación en distintos continentes, misma geología en distintos puntos del globo y pruebas paleontoclimáticas.

En 1985, más de 70 años después, geofísicos americanos aportaron datos fehacientes sobre el desplazamiento de los continentes, aunque con mucha más lentitud de lo que postulaba inicialmente Wegener. En éste punto la hipótesis de la Deriva Continental pasó a ser una teoría con bases sólidas.
Con la  Deriva Continental y la Expansión del Fondo Oceánico como teorías aceptadas, la Tectónica de Placas como hoy día la conocemos vió la luz, que a partir de los años 60 creció a un ritmo exponencial hasta dar respuesta de la mayoría de las preguntas de los geólogos, creando la gran teoría unificadora de las Ciencias de la Tierra, ya que explica cada uno de los sucesos que ocurren a nivel geológico en el planeta.

Quizá si Wegener viera el resultado actual del que fue precursor, todos los sacrificios y humillaciones que tuvo que sufrir le hubieran valido la pena.

• Toxicity – SOAD

PD: He encontrado más información sobre Wegener y el tema en un libro de texto de cuando iba a la ESO que en internet. Para que luego os quejéis.

Deja un comentario