¿Qué es la psicología?

Todos sabemos que la psicología es el estudio de la mente. No se debe confundir con neurociencia o neurología. Evidentemente no se puede denominar ciencia ya que no se basa en hechos experimentales empíricos sino en muestras y estadísticas. A 7 de cada 10 mujeres les agrada el color rosa ¿Quiere decir que a todas les agrada el rosa? Lamentablemente, para éste tipo de enseñanzas sociales la excepción que confirma la regla no se puede tomar como tal, ya que cada cerebro, a parte de los patrones habituales, tiene una forma individual de desarrollo.

Si nos encontramos cansados y vamos al médico, el doctor hará pruebas buscando anemias, carencias vitamínicas y cualquier patología que encaje en los síntomas; si vamos al psicólogo nos dirá que estamos deprimidos, nos recetará terapia; si vamos al curandero nos dirá que tenemos un mal de ojo y nos dará algún tipo de potingue.
Cada uno tiende a llevar cada cosa a su campo ¿Es la psicología la nueva magufada de moda? ¿Son entonces los psicólogos curanderos de fe? Bueno, si no estás dispuesto a hacer terapia resulta que no mejoras (a diferencia de un tratamiento médico) o si no quieres ser hipnotizado, no te hipnotizas. Por lo que podemos decir que en parte sí son curanderos de fe, no hemos de negar el poderoso enlace entre mente y cuerpo, sin embargo tampoco se debe confiar en plenamente en la psicología como apoyo. No puedes confiar en que si tienes un problema el especialista en este caso pueda ayudarte.

Especialmente en una doctrina basada en la moral, la fe, pensamientos filosóficos y ”el estudio del alma” (no hablemos de Freud o ahí sí que la desacreditamos totalmente). Una célula es una célula, seas bueno o malo, si estás bien visto por la sociedad o no, al igual que una ecuación matemática ¿Puede ser una enfermedad mental serlo totalmente, por encima de la ética y la moral? No en todos los casos. La psicopatía, a pesar de su mala fama, no se trata de hacer carnicerías en serie, sólo un bajo porcentaje de los psicópatas son asesinos, la mayoría son gente que no puede sentir remordimientos, no tienen conciencia. Socialmente se diría que no tienen escrúpulos ¿Realmente pueden considerarse enfermos y aplicarse un tratamiento cuando en un bajo porcentaje de los casos es peligroso? Puede controlarse, nunca debe oprimirse. Qué gran error el de la psicología, la opresión.

¿Si estamos deprimidos, de verdad creéis que pagar por hablar con una persona puede aplicársele el término ”tratamiento” cuando te puedes sentar a charlar con un amigo y el resultado será el mismo? ¿Es correcto medicar -aunque esto ya es meterle cizaña a los psiquiatras, que tampoco son santos- estos casos cuando no es necesario? Es increíble la cantidad de especialistas que por curarse en salud medican indiscriminadamente ¿El niño es inquieto, un poco trasto y además le doy azúcar? Es hiperactivo, hay que medicar. Si se sale de lo óptimo, como ellos dicen, de lo deseable, también se le trata. En muchos casos (os sorprendería lo común que resulta) el causante de estos males mentales es físico: Los cambios de humor pueden producirse por un tumor o un cambio hormonal, esquizofrenias que resultan ser filtraciones en la cavidad del pabellón auditivo, mal carácter debido a una celiaquía no tratada. También puede ser al revés.

La psiquiatría y su historia no la deja en buena posición, fundamentalmente porque está basada en la psicología, antes de saltar pensad en las lobotomías, el electroshock, las famosas terapias actuales para ”deshomosexualizar” a sujetos. En parte es un reflejo del sadismo humano, sin violencia no se cura.

Así que, amigos míos, antes de recurrir a un psicólogo cubrid todos los frentes seguidos por el método científico y si no obtenéis una respuesta, no está de más una opinión diferente que quizá pueda ayudarte.

Deja un comentario