La Hipótesis Némesis

La Hipótesis Némesis es una de las teorías que más me gustan sobre el Sistema Solar desde siempre. Esta hipótesis surgió como posible solución a las perturbaciones catastróficas que pasaban regularmente a la Nube de Oort (una esfera de cometas y asteroides que recubre el Sistema Solar), haciendo que numerosos asteroides atravesasen el Sistema Solar, e incluso, impactasen contra la Tierra (lo que explicaría y probaría la extinción de los dinosaurios).

Nube de Oort

Esta teoría consiste en el siguiente supuesto: Si el Sol formase parte de un sistema binario de estrellas, es decir, un sistema binario es en el que hay dos estrellas como centro de un sistema, en torno a ese sistema orbitan los planetas. Si el Sol tuviese un hermanito y en algún momento de la formación del Sistema Solar la estrella hermana del Sol se colapsara y apagara por x razones, se calcula por su masa que se transformaría en una Enana Marrón (una estrella apagada que no desprende calor ni luz propia y que prácticamente es una roca) o sería un pequeño agujero negro. A esa enana marrón la llamaríamos Némesis, como la diosa griega y el malo de Resident Evil.

Si la Nube de Oort está aproximadamente a 1 Año Luz del Sol y Némesis entre 1 y 3 Años Luz, y el período orbital de Némesis es de entre 24 a 36 millones de años, la enana marrón perturbaría el campo gravitatorio de los asteroides y cometas de la nube, lanzándolos contra el Sistema Solar.

Esta hipótesis es sustentada cuando está de moda, es decir, cuando en alguna publicación rescatan el tema o se encuentra algún indicio que la sustente.

¿Sedna como prueba de la Hipótesis Némesis?

No sé si recordaréis estos hechos. En 2003 se descubrió un objeto transneptuniano (que orbita más allá de Neptuno, el octavo y ahora último planeta) de tamaño similar al de Plutón orbitando en torno al Sol. Ese objeto fue llamado Sedna, como la diosa del mar de la mitología esquimal. Si no lo recordáis, la aparición de Sedna fue el detonante de la discursión sobre si excluir a Plutón como planeta y denominarlo planeta menor.

Lo más curioso de Sedna, a parte de su precioso nombre, es su órbita tan peculiar. Mirad la imágen y me diréis que no parece tener sentido:

La elipse roja es la órbita de Sedna (con un período orbital aproximadamente de 10.500 años) y esos colores en el extremo superior es el Sistema Solar.
Voy a explicarlo. Las órbitas de los planetas del sistema solar son circunferencias no perfectas con centro el Sol. En la órbita de Sedna, que es totalmente elíptica (una circunferencia muy achatada) el Sol ni siquiera está en uno de los focos y no tiene fuerza suficiente para perturbar su órbita, es decir, el centro de una elipse son dos focos, que como se pueden ver he llamado F1 y F2. ¿Está ahí oculta Némesis? ¿En torno a qué orbita Sedna realmente? ¿Puede su órbita estar distorsionada por la fuerza de otro objeto con una fuerza gravitatoria mucho mayor que la del Sol y que no se trate de Némesis? Quizá algún día lo sabremos.

Deja un comentario