Bye, bye


Se me acabaron las vacaciones y mi retiro de relax. Aunque todo lo que haya podido relajarme haya sido una hora en toda la semana, en la que no pensé ni tenía ninguna obligación programada para después, la voy a echar de menos. Para mi desgracia le he empleado 0 minutos a mi salud mental, y eso que no tengo, pero por lo menos mi cerebro está mas relajado para el spring final y sumamente ordenado, lo cual me complace, creo.
Y es que proponerse cosas que sabes que tienen un margen de error no puede ser siempre positivo.

Hoy, como primer día ha sido normal en cierto modo, como volver a encajar piezas, pero me he dado cuenta de que no he echado de menos nada de eso, ni que me confíen cosas, ni ser el apoyo de nadie, tampoco el mío, que por si algo me caracterizo es por no tener ningun apoyo.
Además los 10 minutos que hemos corrido hoy en EF donde milagrosamente sí hemos hecho algo físicamente útil, me han proporcionado más expansión y sentirme sana que cualquier otra actividad.
Lo único que esperaba con impaciencia, como cualquier día y me ha ayudado a reactivarme y salir de mi mundo ha sido la clase de mates.
Curiosamente, al llegar a casa a las 5 de la tarde y apenas haber comido, y después de haber ido a correr, con los músculos cargadísimos, me quedé dormida. Eso sí lo echaba de menos, mis 4-5 horas de siesta.
Es posible que últimamente no le encuentre ningún sentido ni propósito a mi vida, ni siquiera relacionarme con nadie. Que lo único real es dormir y correr.

•She Loves Me Not – Papa Roach

Deja un comentario