La Vida destrozada


Que tanto tiempo sin desahogarme por ningun lado, una acaba como poco, con La Vida destrozada. Aunque últimamente he aprendido varias cosas, como por ejemplo que el esfuerzo no sirve para nada, o que cada vez que te pidan tu opinion tienes que guardar silencio y encogerte de hombros con una cara absolutamente inexpresiva.

Aparte de que mi inutilidad crece por momentos. Y que si mi vida es una partida de ajedrez, donde todas las fichas están limitadas a un determinado movimiento a excepcion de la Reina, que es la que siempre hace el movimiento inesperado y quedas en checkmate. Que no se puede cagarla tanto como lo he hecho yo estas dos últimas semanas.
Y es que sin objetivo no hay perfección.
Además, lo juro, si alguien quiere mi vida actual, se la regalo. Porque tener una preocupación constante por cuestiones, que a otra persona le parecerían insignificantes, termina por quemar.

•Doedel up – Guano Apes

Deja un comentario