Alquilando un piso en Hespañistán

En esta ocasión puedo justificar mi ausencia: Me he mudado. Sí, por sexta vez en año y medio (larga historia).

Si hacer una mudanza o alquilar un piso es una tarea compleja con varios frentes abiertos de por sí, en España es -mínimo- el doble de difícil. Nunca, jamás, se ha de olvidar el factor Picaresca Hispanistaní que intenta metertela en cuanto sea posible, +1 de bonus en la comunidad que buscaba piso: Madrid. Por el mamoneo.

En el mundo del alquiler hay dos máximas: Se sigue viviendo en la burbuja inmobiliaria y el salario medio de todo el mundo son como 3000€. Añadir a la receta algo fundamental: la gente tiene muy poca verguenza.

Veamos un ejemplo práctico: Anuncio en conocido portal inmobiliario de internet: Piso de obra nueva muy próximo a pleno centro de Madrid, bien decorado, 55m2, 550€/mes. El anuncio lo pone una agencia inmobiliaria, por lo que se asume el gasto de agencia. Al visitar el piso resulta que es un piso de 25 metros, que podría ser aceptable si no fuera porque cuenta con algo que está muy de moda: el salón-dormitorio. Lo que viene a ser que el sofá se hace cama y para el resto te apañas como puedas.

Mi pobre par de ojos han visto de todo, y no exagero. He visto gusanos en un piso por el que pedían 700€ (esto en la sierra, no en la capital), pisos de 30m2 con 3 habitaciones, maravillosos pisos reformados de 60 metros a precio razonable salvo porque la cocina es un armario sacado directamente de Cuéntame, corralas, pisos que antes eran uno normal y los han dividido en dos cajas de zapatos (la pela es la pela) y muchas otras cosas que si os ponéis a buscar en cualquier portal encontraréis.

Una vez decidido el piso, cuida de no toparte con la Comunidad de Madrid, una inmobiliaria loca o cualquier agencia de seguros. El movito: en el mejor de los casos te pedirán que el precio del piso sea el 40% de tu salario. Actualmente ya es una suerte tener un salario, pero tenerlo superior a 1000€ es que te toque la lotería. Ergo, o todos somos millonarios y no me he enterado o muy poca gente puede alquilar un piso (porque es tirar el dinero, lo mejor es hipotecarse). Añádasele posteriormente los de 3 a 5 meses de fianza, el mes de agencia, chorrocientas nóminas o si eres autónomo mínimo la declaración de la renta y el aval bancario, por supuesto.

Otra cosa de la que disfruté bastante es la actitud del comercial de la inmobiliaria, porque eso de “agente” es neolengua guarra. Ya se pueden estar muriendo de hambre, que lo están, que te tratarán como si te estuvieran haciendo un favor. Como si fueras una pata de jamón en la sabana, básicamente. El gremio chuloputesco se ha concentrado en el de los comerciales, aunque ya lo estaba, en unas concentraciones astronómicas.

Si váis a buscar un piso para alquilar, armaos de paciencia.

Homeland. Lento pero seguro

Ante el hype creado en internet y aficionados de series cercanos, la multitud de Emmys recibidos y sus buenos datos; decidí comenzar a ver Homeland. Apenas puedo comentaros algo de la trama sin meteros algun spoiler, así que dejaré en vuestras manos lo que queráis saber o no.

Homeland podría acercarse a ser la The Wire de este lustro en el sentido de no limitarse meramente a entretener. Es una serie en el que no hay héroes o personajes que no tienes más remedio que adorar, son todos insoportables y quizá esa sea la razón por la que es tan complicado engancharse. Es notablemente realista con respecto a los comportamientos de los personajes, que reflejan la condición humana: nadie es bueno o malo absoluto, todos tienen flaquezas humillantes y se mueven por interés. Más mérito tiene cuando, con el tema a tratar es tan tremendamente sencillo crear héroes y villanos. Las tramas surrealistas de espías a las que estamos familiarizados. Con conspiraciones de la CIA y terrorismo un guionista puede inventar prácticamente de todo sin que quede demasiado artificial.

La nota discordante en comportamientos locos la da el siempre inamovible Saul, interpretado por Mandy Patinkin que tiene un sospechoso parecido a Steven Spielberg y además siempre anda con pinta de estar hasta los cojones de los follones que le crecen a diario. En el caso de Morena Baccarin no decepciona a nadie y en el primer capitulo, como de costumbre, enseña las tetas. Cabe comentar, que el matrimonio Brody refleja a la perfección la realidad de un matrimonio con hijos. Discusiones por cosas sin sentido incluídas.

Sin embargo, al contrario de que en las series de paquete comercial que estamos acostumbrados a consumir, donde está forzado el suceso bueno que salva a alguno de los protagonistas en peligro, en Homeland es justo al contrario. Cuando parece que algo va a salir bien, algún personaje la caga forzadamente, algo que puede resultar desesperante. Como es el caso de de nuestra amiga Carrie Mathison, Claire Daines y su locura, de la que desconozco si es producto de una gran interpretación o tiene algo de real, aunque en Terminator 3 no hizo un papel especialmente destacable con un personaje tan relevante como lo es el de Katherine Bruster.  Si visteis a Damian Lewis en Hermanos de Sangre (Band Of Brothers) donde interpretaba a un indiscutible héroe de guerra, podréis ver el motivo por el que en la pasada gala de los premios Emmy se fue cargado de estatuillas, pasando a interpretar a un hombre completamente débil y maleable que tiene que dar la imágen contraria.

Si vais por la primera temporada y estáis empezando a pensar en abandonarla, os recomiendo esperar a la segunda, que se vuelve más rápida, con más giros de guión tanto inesperados como muy previsibles y como no, secuencias totalmente de relleno pero que aportan un significado importante (seguid las líneas que suelen tener a la hija mayor del Sargento Brody como protagonista y entenderéis lo que digo).

Homeland sigue evolucionando y está buscando su tono como serie. Ha tenido muy buena acogida en su segunda temporada, mientras que la primera tiene un tono más dramático y personal de los personajes, lo que la hace más lenta y puede que algo aburrida para el que la ve por mero entretenimiento (como el cine europeo, eso que llaman “su obra más personal”, cuando quieren decir coñazo). Si mantiene el tono, será una gran serie, incluso, podrían aportar más crítica a situaciones reales como en su día hicera The Wire. En cambio, si continúa con la progresión comercial, acabará siendo otra serie para el olvido.

‘Bloqueo de escritor’

Si fuera escritora, sería muy pobre.

Hace bastante tiempo que no actualizo mi querido blog, no es por ninguna excusa fantástica del tipo “estoy hasta arriba de trabajo” o “época de examenes“, siempre he sabido sacar un rato para hacer este tipo de actividades gratificantes. De hecho, las épocas de examenes eran mi mejor momento para escribir, por el simple hecho de que no debería estar invirtiendo en eso (amor a lo prohibido, ya lo sabéis). En esos momentos mi cerebro es un hervidero de ideas.

Echo de menos esos momentos en los que simplemente escribía sin tener que pensarlo demasiado. Lamentablemente, aquellos buenos tiempos pasaron. Puede que sea porque la vida es así, uno se hace mayor, son épocas y todas esas excusas que se suelen poner cuando tienes un bajón de actividad. Realmente, desconozco la razón por la cual me cuesta escribir en mis micrómetros de sitio en esta inmensa placa de Petri que es internet y si finalmente lo dejase morir, nada ocurriría. Salvo para mí. Cuando te sientas y ves que no tienes nada que decir, lo suelen llamar ‘bloqueo de escritor‘ (no es que me considere como tal, pero es la expresión general). Yo lo llamaría: ‘Sal a dar un paseo y encuentra algo de lo que escribir, vaga

Con todo el contenido que circula por internet, es muy difícil, sino imposible, realizar algún tipo de contenido original (aunque el cerebro no es capaz de crear algo de la nada, recuerden aquello de que se crea a partir de lo que ya conocemos). Cada vez que tengo que escribir algo me paro a pensar detenidamente si se ha escrito demasiado sobre el tema, trato de evitar temas de los que oímos hablar a lo largo de todo el día (como la política) y sobre todo, tengo una gran preocupación sobre mantener la objetividad. Estoy experimentando un gran rechazo respecto a periodistas o escritores demasiado subjetivos. Nuestros profesores de literatura nos enseñaron que un texto, sólo puede ser absolutamente objetivo cuando puede sintetizarse como una enumeración de datos, puesto que los datos nunca mienten, son una traducción de la realidad, el resto de textos siempre tendrán al menos una ínfima traza de subjetividad.

Esto que digo puede resultar paradójico cuando, por ejemplo, hago reviews de películas o juegos, lo hago meramente por hobby y trato de sustentarme en parámetros lógicos: planos, gráficos, calidades interpretativas, etc. Por algo aprendí sorprendentemente bien estos parámetros en secundaria y a que, al fin y al cabo, es arte. Sin embargo, en otros temas no tan flexibles, intento mantenerme en equilibrio.

No recuerdo la razón por la cual abrí este blog, pero si historia ha sepultado totalmente aquellas razones nimias. Se ha convertido en una documentación de mi historia como persona. El reflejo de la evolución desde la adolescencia de la que todos nos avergonzamos en mayor o menor medida, hasta el día de hoy, de lo que nos avergonzaremos dentro de unos años. A nivel personal sería una pena porque leer lo que escribí tiempo atrás es un pequeño ejercicio de humildad y te recuerda que no se mejora de un día para el otro.

Así que, más os vale pincharme para que lo mantenga con vida.

PD o TL;DR : La entrada no tiene nada de relevante pero confío que me ayude a retomar el hábito de publicar.